¿Quieres Adiestrar a tu Perro para que Sea más Obediente que Lassie? El Perro Ideal YA Está en tu Casa

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

Casi todo el mundo quiere un can muy obediente, que se lleven bien con todos los perros, se comporte correctamente cuando lleguen visitas a casa, etc. Es decir, una mascota modélica.

¿Pero esas expectativas son realistas? ¿Existen los perros perfectos?

perro perfecto

En busca del perro ideal…

Lo primero de todo sería preguntarnos: ¿qué es un perro perfecto? Ya solo cuestionándonos este punto la mayoría de la gente entraría en conflicto.

Habrá personas para las que el can ideal es aquel que no rompe nada en casa, no se sube a las visitas, juega con todos los perros del parque, no tira de la correa, obedece siempre a la primera, etc.

Pero hay personas que tienen una mascota que ladra a todo, no hace caso, gruñe y se pelea con los otros perros del barrio, etc. Y según ellos ¡su perro no tiene ningún problema y es maravilloso!

Por tanto no hay consenso sobre lo que es un perro perfecto. Es algo muy relativo y totalmente subjetivo.

¡Elige bien a tu futuro perro!

Lo primero que deberíamos hacer cuando tomamos la decisión de tener un compañero canino es elegir bien. Hay que optar por una raza que sea lo más acorde a nuestras características personales y estilo de vida.

Teniendo esto en cuenta evitaremos muchos disgustos y decepciones futuras.

Si no hacemos esta elección previa nos frustraremos porque el animal no cumple nuestras expectativas.

cachorro de Rottweiler

Aunque conocer las características de una raza es fundamental, no es lo único a tener en cuenta.

Además de las características propias de una raza hay que conocer las del propio individuo.

El problema en este caso es que no podemos prever estas características de antemano.

Aunque si el cachorro es de un criador responsable sí que nos podemos hacer un idea al ir a visitarlo. Es conveniente hacer varias visitas de forma que nos aseguremos que esas características se mantienen mientras el cachorro va creciendo.

Características de ciertas razas

Existen muchos perros que no tienen ningún problema de conducta.

Sencillamente algunos comportamientos que nos resultan molestos y hacen que no los cataloguemos como perfectos son propios de la raza.

Algunas razas que tienen unas características bastante peculiares son:

  • Yorkshire Terrier: con tendencia a ladrar.
  • Boxer, Bulldog Francés, Staffordshire Bull Terrier: nerviosos por naturaleza.
  • Galgo, Podenco: inseguros y con mayor predisposición al miedo por genética.
  • Akita Inu, Perro Lobo Checoslovaco: poco tolerantes hacia otros perros cuando son adultos.
madre y cachorro

Partiendo de esas características genéticas se puede hacer un trabajo para minimizarlas lo máximo posible. Pero hay que ser conscientes que eliminarlas completamente es imposible.

Algunos ejemplos

Como ya hemos comentado anteriormente los Bulldog Francés son nerviosos.

Es conveniente hacer un trabajo para potenciar que en casa se comporten de forma tranquila. Pero así y todo, un Bulldog Francés en una situación de excitación se activa muy rápido.

Esto es completamente normal en esta raza, ya que por genética se alteran con mucha facilidad. Por tanto debemos tener esto en cuenta para hacer mayor hincapié en su estabilidad emocional durante su educación.

Otro ejemplo es el Akita Inu. Hay personas a las que les encanta esta raza a pesar de que son bastante peculiares. Les gusta su carácter fuerte, independiente y poco tolerante hacia otros canes cuando son adultos.

Las características propias de un Akita Inu pueden ser un inconveniente para ciertos perfiles de personas. Por ejemplo en el caso de que se quiera un can para llevarlo a un parque para hablar con la gente mientras juega con otros perros.

Si buscas esto, un Akita Inu no es la raza más adecuada.

perros jugando con palo

En cambio, si conoces sus características y te gustan, tener un perro de esta raza es una buena idea. Tanto tú como el animal podréis convivir de forma feliz y satisfactoria.

Las falsas promesas en el adiestramiento y cambio de conducta

Hay entrenadores caninos que prometen a sus clientes una mascota diez que obedecerá en cualquier circunstancia. Pero la realidad es que existen razas que no son nada obedientes por naturaleza y con las que se complica mucho el entrenamiento.

Lo mismo sucede con perros con problemas emocionales.

Cuando alguien tiene un perro agresivo, con ansiedad por separación o con cualquier otro problema de comportamiento es habitual que se recurra a un adiestrador canino para que le ayude.

Hay educadores caninos más éticos que otros, pero con animales con problemas emocionales muy graves como mucho miedo a la gente o fobia a los petardos, no consideramos ético realizar grandes promesas.

Por desgracia estas expectativas irreales muchas veces no se ven cumplidas.

La falta de ética de algunos entrenadores de perros

Si un adiestrador nos vende que después del adiestramiento un can con pocas capacidades de atención va a responder igual que otro más inteligente, con mayor disposición al trabajo y a colaborar con el guía, sencillamente es que carece de ética.

Todos los perros no tienen las mismas capacidades cognitivas ni colaborativas.

Un Beagle probablemente nunca vaya suelto pegado a nosotros, prestándonos atención y acudiendo a la llamada a la primera independientemente de lo que esté haciendo.

En el caso de que un educador canino asegure que un Bulldog Francés, Boxer, Staffordshire Bull Terrier u otras razas de naturaleza nerviosa después de un cambio de conducta van a gestionar de forma tranquila cualquier situación, probablemente nos esté mintiendo.

Y esto se aplica a canes con miedo, poco tolerantes, inseguros, etc.

perro con juguete

En Conecta Adiestramiento consideramos que intentar captar a un cliente mediante el engaño es inmoral.

Al realizar un cambio de conducta el educador canino tiene que fijar metas realistas y decírselo claramente al cliente.

Prometer que un perro con problemas severos va a ser un perro normal solo conduce a la frustración. De hecho es uno de los principales motivos por los que la gente desconfía de los adiestradores.

Expectativas realistas

Las razas primitivas suelen tener una serie de características comunes.

Entre ellas están la independencia, instinto de caza bastante acusado y poca tolerancia hacia otros perros cuando son adultos. Algunos ejemplos son el Galgo, Mastín Tibetano, razas japonesas (como el Akita Inu y el Shiba Inu), chinas (como el Shar Pei y Chow Chow), nórdicas (Alaskan Malamute, Husky Siberiano y Samoyedo), etc.

Por las propias características de estas razas no son propensos a ser apegados. Cuando se les suelta tienden a ir a la suya y desconectan del guía con mayor facilidad.

Tampoco tienen tendencia a ser obedientes, por tanto después de un entrenamiento en obediencia un Shiba Inu no va a responder a la llamada con la misma fiabilidad que un Border Collie.

No todos los perros quedan perfectos al finalizar la modificación de conducta.

Si un adiestrador canino profesional te asegura que tu perro con fobia a otros canes va a jugar con todos en el parque no está siendo sincero.

Prometer resultados sin tener en cuenta la genética y experiencias previas es muy arriesgado. Hay animales que han pasado por situaciones complicadas (mala o nula socialización, ataques de otros perros, aislamiento social, malos tratos, etc).

Por desgracia, lo más probable es que nunca lleguen a comportarse igual que otros perros adultos que hayan socializado correctamente o que nunca hayan tenido malas experiencias con perros o humanos.

perro tumbado

Hay que tener en cuenta la carga genética a la hora de trabajar con un perro.

A un cliente no se le deben garantizar resultados espectaculares obviando este factor porque estaríamos siendo poco éticos.

Conclusión

Igual que no hay personas perfectas tampoco existen los perros perfectos. Todos los individuos tenemos pros y contras, virtudes y defectos.

En lo que hay que trabajar es en la educación de nuestro mejor amigo.

También hay que ser conscientes de la mascota que tenemos. Sabiendo esto y teniendo en cuenta sus limitaciones conviviremos con ella de la forma más armoniosa posible.

Bajo nuestro punto de vista dar falsas esperanzas no es correcto porque estamos creando unas expectativas irreales. Al fin y al cabo, tu compañero canino no será perfecto…

¡Pero es tu perro y lo quieres!