¿Piensas que Tu Perro es Muy Dominante con Otros Perros?

por | Dic 30, 2018 | blogging | 0 Comentarios

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

Pocos temas son tan polémicos en el mundo del adiestramiento canino como hablar de perros dominantes, sus características y pautas a seguir.

La dominancia canina ha sido un concepto muy malinterpretado. Esto ha llevado a emplear prácticas nefastas en su nombre.

Es frecuente escuchar a adiestradores y propietarios de perros hablar sobre este tema. Son comunes las afirmaciones del tipo «Mi cachorro es muy dominante» o «Mi perro es muy dominante con los demás machos«.

El problema de fondo reside en la errónea interpretación de este concepto.

Perro dominante con otros perros

Cuando alguien tiene un perro agresivo suele afirmar que es muy dominante.

Aquí es donde reside el verdadero problema: se equipara a la agresividad.


Para poder definir la dominancia tenemos que tener claro algunos conceptos previos.

Los perros son animales sociales que no solo se relacionan con perros. También con individuos de diferentes especies como personas, gatos, hamsters, loros, etc.

Su plasticidad social es muy grande y debido a esto se relacionan de forma satisfactoria con diferentes especies.

Por tanto podemos decir que un perro forma grupos sociales con estos individuos. A diferencia de otras especies, como los lobos, que viven en manada.

Por otro lado hay que tener presente que en cualquier grupo existe una jerarquía social. Esta se consigue a través de las relaciones de dominancia, y esto aplica tanto a machos como hembras.

Hace referencia a que todos los individuos NO están al mismo nivel, sino que ocupan distintos estatus. En base a esto un perro o una perra se comportará de una manera u otra frente a otro animal del mismo grupo.

Teniendo esto en mente podemos responder a la pregunta: ¿Qué es la dominancia canina?

Es una forma de minimizar los conflictos entre individuos del mismo grupo de perros gracias al estatus que ocupa cada uno de ellos.

Sirve para reducir al máximo el número de enfrentamientos, y en caso de que ocurran que sean de la menor violencia posible. El objetivo es poder convivir bajo una estabilidad social.

Esto choca con lo que piensa la mayoría de la gente sobre los perros dominantes.

¿Cómo se consigue convivir de pacíficamente?

Mediante la emisión de señales de amenaza de forma ritualizada. Así se evitan peleas en la mayoría de los casos.

Mi perro es muy dominante…

Ponemos un ejemplo. Vamos a suponer que dos individuos no tienen establecido un estatus dentro del grupo.

Ante algo que despierte su interés, como una pelota, uno de ellos emitirá una señal de amenaza de forma ritualizada (p. ej. Un gruñido) para poder conseguirla.

perro dominante con otros perros

Si el otro individuo cede en la intención el emisor del gruñido cogerá la pelota y se quedará con ella.

Esto podría suceder en otras situaciones, como con comida u otros recursos.

Si se repite de forma exitosa para el perro que anteriormente había obtenido la pelota, quedarán establecidas relaciones de prevalencia entre ambos animales.

Esto hará que en ocasiones posteriores, cuando exista alguna situación conflictiva esta se resuelva satisfactoriamente sin el uso de la violencia. ¿Por qué?

Porque el can que ha cedido en las situaciones anteriores voluntariamente no entrará en conflicto con el otro perro. Esto es debido al estatus que tiene cada uno dentro del grupo.

Repasemos esto de nuevo porque es muy importante:

El objetivo de la dominancia es limitar al máximo las agresiones que se pueden ocasionar dentro de un grupo social.

¿Tengo que ser el líder de la manada?

Actualmente existen dos grandes bandos dentro del adiestramiento que tienen ideas totalmente opuestas.

Por un lado están aquellos que dicen que no existe la dominancia en perros. Y por otro están aquellos que la defienden a capa y espada.

Las personas partidarias de la primera postura parten de la base de que en las relaciones perros-humanos no existe ningún estatus. Opinan que debe establecerse una relación de igual a igual y basarse en jerarquías lo único que provoca son problemas.

De hecho, según ellos, hacer lo contrario puede llevar a que el animal agreda debido al miedo y al estrés que experimenta.

El segundo grupo opina que la dominancia constituye un pilar básico a la hora de relacionarnos con nuestros perros. Piensan que siendo el alfa se pueden evitar casi todas, por no decir todas, las conductas inadecuadas.

Cuando un can ladra a la puerta lo atribuyen a que es un perro dominante y que no permite el paso a nadie. Lo mismo si presenta problemas de agresividad con las visitas u otros canes.

Cuanto más agresiva es la conducta más dominante se considera al animal.

que es la dominancia canina

También se dice que los perros con tendencia a ser dominantes marcan en casa. O gruñen cuando nos acercamos mientras comen o descansan en el sofá.

Mentiras y medias verdades de la dominancia

Opinan que si tú eres el alfa del grupo se solucionan todos estos problemas de comportamiento. De hecho afirman que están provocados por la falta de liderazgo.

Pero realmente ninguna de estas dos posturas son acertadas.

1.- Mi perro es dominante con otros perros

Este es un comentario muy habitual.

Las personas que lo dicen confunden a un perro agresivo con un perro dominante, lo cual es erróneo.

¿Por qué no tiene sentido entremezclar ambos términos?

Porque un can agresivo se suele comportar de esta manera con perros que no conoce.

Esto choca frontalmente con lo que acabamos de explicar, ya que los dos perros no pertenecen al mismo grupo social.

Por tanto ese individuo tiene un problema de agresividad. Pero no podemos decir que es un perro con actitud dominante o que quiere dominar al otro animal.

Esto no tiene ningún sentido.

Recordemos, la dominancia es un término que solo se puede utilizar cuando hablamos de grupos sociales.

2.- ¿Es una teoría obsoleta?

En este punto hay varios mitos que desterrar.

El primero es afirmar que es una teoría. Esto es falso, ya que una teoría es aquello sobre lo que especulamos y hacemos suposiciones, una hipótesis.

Pero la dominancia es un término científico que se ha visto que existe en multitud de especies sociales.

perro dominante vs perro agresivo

Por tanto afirmar que es una teoría es faltar a la verdad y mentir al respecto de lo que dice la ciencia. Y si además se añade que es una teoría obsoleta la afirmación es todavía más grave.

Existe, sigue vigente y seguirá estando vigente.

Su papel es fundamental en la regulación de la convivencia para poder resolver los conflictos dentro de un grupo social sin incidentes serios.

3.- ¿Solo existe entre perros o también con personas?

Otra afirmación bastante habitual es que la dominancia solo tiene lugar entre individuos de la misma especie.

Pero antes hemos visto que un perro vive en grupos sociales y dentro de estos pueden haber individuos de especies diferentes.

No tiene sentido afirmar que es intraespecífica, ya que se puede mostrar de forma interespecífica.

Las personas que afirman que es intraespecífica lo hacen con la intención de evitar el maltrato y las atrocidades que se han cometido con los perros durante muchos años.

Pero el fin no justifica los medios, ya que se está faltando a la verdad.

La dominancia tiene como objetivo regular la convivencia para que reine la armonía. Por tanto no debería haber ningún problema en hablar sobre este tema si se entiende correctamente.

Afirmar que sí que puede darse entre personas y perros no nos debería llevar al abuso.

Sino a ganar en comprensión y establecer una relación saludable con nuestros mejores amigos.

¡La dominancia en perros ha sido malinterpretada!

Mucha gente intenta hacer a su perro sumiso para resolver problemas de comportamiento. Quieren mostrarse dominantes haciendo caso a lo que ven en los programas de televisión.

El problema es que en la mayoría de los casos estas recomendaciones carecen de una mínima base etológica.

Lo conveniente sería contactar a un especialista.

mitos de los perros dominantes

Algunas pautas a seguir que se dan habitualmente para hacer a un perro sumiso están resumidas en este enlace donde se habla de mitos sobre la dominancia.

Los ejemplos citados son muy representativos de lo que, erróneamente, se considera un perro macho alfa en el argot popular.

Aunque tenemos que recalcar que el último punto no es cierto.

El término acuñado por David Mech fue el de alfa, no perro dominante. Por lo demás es un interesante artículo que os recomendamos leer.

Conclusión

En este artículo lo que se pretendía era aportar nuestro grano de arena sobre el delicado tema de la dominancia canina.

Como hemos visto, este término realmente no tiene nada que ver con lo que se ha dicho durante muchos años.

Conociendo mejor este tema no deberíamos caer en el abuso hacia nuestro perro. Sino en comprenderlo mejor y tener una buena convivencia con él.

El supuesto carácter o características de un perro dominante con otros perros suelen estar bastante tergiversadas.

La dominancia en perros existe, ¡pero hagamos un esfuerzo por entenderla!