Cómo NO Socializar a un Perro Agresivo: los Paseos de Socialización NO son la Solución

por | Ene 28, 2020 | blogging | 0 Comentarios

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

Buscando sobre perros agresivos en Internet es frecuente encontrar comentarios del tipo: «Cómo socializar a un perro agresivo«, «Socializar a un perro agresivo adulto«, etc.

perro agresivo con correa

Estas preguntas son de personas que tienen un perro con problemas y buscan pautas concretas para socializarlo.

Al fin y al cabo la solución parece obvia. Es decir, si mi perro tiene problemas de socialización lo que habrá que hacer es socializarlo.

Lógico, ¿no?

Aunque puede que esto no sea tan sencillo…

¿Socializar a un perro agresivo es la solución?

Vamos a empezar por el principio.

Tanto las personas que tienen un perro agresivo como los profesionales que venden la socialización como solución, parten de una premisa: el diagnóstico.

Es decir, se determina que el perro tiene un problema de agresividad porque no ha socializado correctamente.

La falta de socialización típicamente ocurre durante los primeros meses de vida del perro. Aunque puede que de cachorro se haya relacionado con otros canes, y no durante la etapa adulta.

socializar perro agresivo

Un ejemplo sería un perro que ha vivido en una ciudad durante los primeros cinco meses de vida. Pero después la familia se muda a una zona rural donde vive en una parcela durante años sin interactuar con otros perros.

En ambos casos puede que se convierta en un perro agresivo debido a la falta de socialización.

Por tanto el diagnóstico está claro, y a partir de este se tiene que plantear un trabajo. El más obvio es que ese perro necesita relacionarse con otros perros para resolver su problema de agresividad.

Es decir, que aparentemente socializar a un perro agresivo es la solución al problema.

Paseos de socialización para perros agresivos

Si el diagnóstico viene por parte de un profesional, es muy frecuente que se recomiende participar en los paseos de socialización que este organiza.

Es decir, que al cliente se le ofrece un entorno en el que puede trabajar para solucionar el problema de su perro. Ya sea en el centro de adiestramiento donde trabaja el adiestrador, o en los paseos de socialización que se hacen en la montaña.

En ambos casos el cliente puede llevar a su perro para que esté en contacto con otros perros. Y lo hace en la presencia del adiestrador, el cual le asesorará durante el proceso.

Pero como hemos dicho antes, no todo es tan bonito.

socializar a un perro adulto

Lo que se busca con este proceso de socialización es que el perro con problemas de agresividad se relacione con otros perros de forma mágica. Y así erradicar su agresividad.

La socialización no cura perros agresivos

¿Pero qué nos hace pensar que esto va a suceder?

Si el perro agresivo quisiera relacionarse de forma amistosa con otros perros, ya lo hubiera hecho anteriormente.

Pero en cambio en cada interacción que ha tenido con otros perros ha reaccionando gruñendo, lanzándose, ladrando, etc. ¿No?

Seamos serios.

Los paseos de socialización no van a resolver un problema de agresividad por sí solos. Afirmar esto es mentirse a uno mismo

O peor aún. Mentir al cliente en caso de que el adiestrador proponga exclusivamente este trabajo como tratamiento.

La agresividad canina es un problema complejo en el que suelen intervenir varios factores. Por tanto la interacción con otros perros no se debe plantear como la única forma de trabajo.

Problemas de tratar la agresividad mediante la socialización

No podemos pretender que un perro interactúe de forma amistosa con los otros perros durante la socialización sin hacer nada más.

paseos de socializacion

Puede que haya algún caso en el que suceda, lo cual nos indicaría que ese perro no tenía un problema serio de agresividad. Lo más probable es que fuera algo inseguro y eso le llevara a reaccionar con otro perro a distancia.

Pero en la inmensa mayoría de los casos un perro agresivo no va a relacionarse satisfactoriamente con otros canes.

Si no tolera la presencia de otros perros a varios metros, a distancias más cortas la cosa empeorará. Esperar que pase de agredir a siete metros a dar señales amistosas a medio metro no tiene ni pies ni cabeza.

Ese es uno de los grandes problemas de enfocar el trabajo únicamente mediante la socialización.

Hay que trabajar previamente en la tolerancia a la presencia de otros canes. Esperar que el perro agresivo mejore mágicamente sin hacer esto no es realista.

Inconvenientes de esta forma de trabajo

Durante los paseos de socialización típicamente se trabaja en entornos de montaña. Y en esos lugares un perro tiene muchos estímulos que captan su atención.

Por tanto puede darse el caso de que paseemos a un perro agresivo cerca de otros perros y este no reaccione. Puede parecer que es una buena señal, ya que estando cerca no reacciona y tolera su presencia.

como socializar a un perro agresivo

Pero ese entorno fomenta que desconecte del otro perro y lo ignore. Lo que parecía algo positivo no lo es, porque nos impide evaluar el trabajo de forma objetiva.

En otro entorno agrediría al otro can sin dudarlo. Si realmente hubiera una mejoría tampoco agrediría en otros lugares donde no tuviera los mismos distractores.

Evaluar la mejoría al tratar la agresividad canina porque un perro pasa cerca de otro sin mirar, y más en zonas de monte, es una mala praxis.

La única manera de evaluar de forma eficaz si el trabajo evoluciona de forma positiva, es que cuando ambos perros se miran las reacciones van disminuyendo.

Así que ojo con trabajar exclusivamente en zonas con muchos estímulos que favorezcan la desconexión del perro problemático.

Por otro lado, durante los paseos de socialización es fundamental trabajar de forma segura.

Es una irresponsabilidad soltar a un perro agresivo en presencia de otros perros esperando que este no agreda. Existen adiestradores que trabajan de esta manera porque consideran que los bozales afecta negativamente a la interacción.

Esto es cierto en parte.

Un bozal puede dificultar que un perro capte la señalética de otro can. Pero es irresponsable descartar su uso por ese motivo.

paseos de socializacion canina

Las consecuencias de una pelea entre perros de gran tamaño pueden ser nefastas. No usar bozales y correas es algo que desaconsejamos totalmente.

Socializar a un perro agresivo. ¿Sí o no?

Con esto no estamos diciendo que seamos contrarios a la socialización de perros agresivos.

Lo que queremos indicar es que no debería ser la única forma de trabajo, ya que estará incompleto. Y por otro lado, cuando potenciemos la interacción amistosa el perro agresivo ya debe tolerar la presencia de otros perros.

Si lo hacemos antes de conseguir este objetivo, el tratamiento de agresividad está condenado a fracasar.

Entonces, socialización sí pero haciendo antes otros trabajos.

Y teniendo muy presente que durante la interacción entre perros hay que utilizar material de seguridad como correa larga y bozal.