Cómo enseñar a un Perro a Tumbarse

por | Sep 29, 2021 | blogging | 0 Comentarios

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

Objetivo: que tu perro se tumbe.

Cómo conseguirlo: lee este artículo y aplica todos los pasos.

Si solo quieres conocer las técnicas para enseñar el tumbado, haz clic aquí.

Antes de empezar a enseñar a tu perro a tumbarse

Ten en cuenta estos tres puntos.

Planifica bien las sesiones

¿Empiezas desde cero? ¿O ya llevas varios días trabajando con tu perro?

En ambos casos debes tener claro el objetivo de la sesión antes de empezar. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • enseñar el movimiento de tumbado.
  • asociar el comportamiento a una palabra.
  • aguantar más segundos sin moverse.
  • permanecer tumbado en situaciones más complicadas.

¡Establece un objetivo! No infravalores este punto.

objetivos en el entrenamiento de un perro

La duración de las sesiones tiene que ser corta. Así conseguirás que sea divertido y que tu perro se quede con ganas de más.

Asegúrate que el perro está receptivo

Para aprender con facilidad tu perro tiene que estar en un adecuado estado emocional. Ni demasiado alterado ni demasiado tranquilo.

¡En el punto medio está la virtud!

  1. Si está muy nervioso no entenderá bien lo que le estás enseñando.

  2. Si está muy calmado no tendrá ese mínimo de actitud para aprender.

Sé constante y positivo

Enseñarle comportamientos a tu perro es una pequeña carrera de fondo. Por eso tenéis que entrenar de forma regular, no solo un día.

Convierte los entrenos en una rutina diaria, como lo es ir al gimnasio.

Haz sesiones cortas pero continuadas durante varios días. Así tu perro consolidará lo aprendido y podréis avanzar más.

perros antes del entrenamiento

Cómo enseñar a tu perro a tumbarse paso a paso

El primer punto a tener en cuenta es…

Preparar su premio

Antes de empezar la sesión de entrenamiento ten los premios preparados. No cometas el error de parar para buscar más premios.

¡Tenlo todo a punto!

Elige la palabra y el gesto adecuado

Es recomendable que utilices una palabra que no has usado hasta el momento. Así esa palabra solo hará referencia a que se tumbe y aprenderá de forma más clara.

NOTA
Si quieres utilizar un gesto utiliza el mismo consejo. No confundas a tu perro usando uno que ya has utilizado para otros comandos.
como enseñar a un perro a tumbarse

Para enseñarle no es necesario que uses una palabra y un gesto a la vez.

Si lo haces, al principio usa al mismo tiempo el gesto y el comando. Conforme avances en el trabajo ve retirando el gesto y dejando solo el comando.

Elige el método que mejor entienda

Esto varía dependiendo de factores como el tamaño de tu perro o de lo nervioso que sea.

¿Cuál es el más conveniente para tu perro? Te ayudamos a descubrirlo.

Tumbado guiando con la comida pasando por la posición de sentado

Esta forma es útil si tu perro se pone muy nervioso con la comida, ya que te costará bastante que se tumbe. Que primero se siente te resultará de bastante ayuda.

Si es muy pequeño también te será útil hacerlo de esta manera.

Cómo conseguirlo: ponle un premio a la altura del morro y levántalo por encima de su cabeza para conseguir que se siente. Aquí tienes más información sobre cómo enseñar a tu perro a sentarse paso a paso.

Para que se tumbe utiliza cualquiera de las opciones que te explicamos a continuación.

Tumbado guiando directamente a la posición

Coge un premio, ponlo a la altura de su morro y baja la mano en línea recta hasta el suelo. Si se tumba… PRÉMIALO. ¡Voilà!

Enrique Solís de Lealcan te explica cómo hacerlo en este vídeo.

Si no te ha funcionado la técnica anterior, utiliza alguna de estas variantes:

  1. L hacia adentro: bajas hasta el suelo y después llevas tu mano hacia tu perro. Si todo va bien se tumbará flexionando sus codos. PRÉMIALO.

  2. L hacia afuera: bajas la mano hasta el suelo y ahora sepárala de tu perro. ¿Has conseguido que se tumbe estirando sus patas y el resto del cuerpo hacia adelante? Muy bien, PRÉMIALO.

  3. en forma de cuña: con el premio a la altura de su morro, traza una línea diagonal simultáneamente hacia él y hacia el suelo. Haz una forma de cuña con tu mano. Se tumbará flexionando los codos. PRÉMIALO.

Si se resiste a tumbarse con las tres técnicas anteriores, trabaja haciendo que pase por debajo de tu pierna. Este vídeo te enseña cómo hacerlo paso a paso.

Tumbado guiando con la comida y la mano o correa

Si al guiarlo con la comida se medio tumba, pero no lo acaba de hacer… ¡Haz esto!

Simultáneamente a guiarlo con un premio, utiliza una ligera tensión con la mano o la correa hacia abajo.

Utiliza la opción que veas que le resulta más cómoda. El contacto con tu mano es más probable que le resulte agradable que la tensión con la correa. ¡Así que úsalo! Presiona ligeramente su grupa para fomentar que se tumbe.

Pero céntrate sobre todo en guiarlo con la comida. La tensión con la mano o la correa es solo una ayuda.

Tumbado guiando solo con la mano y la correa

¿Se tumba al 80% o 90%? Entonces utiliza esta técnica.

Si casi se tumba, puedes utilizar una leve presión con la mano o una ligera tensión con la correa para conseguirlo.

Si no es el caso, mejor que uses cualquier de las anteriores. De otra forma tendrás que aplicar mucha presión o tensión, y no es nada recomendable.

Tumbado solo con la voz

Cuando hayas conseguido que se tumbe, entonces es el momento de empezar a asociar ese comportamiento con una palabra.

Antes de guiarlo con un premio di «Tumba» y mientras lo hace repíteselo un par de veces más. Así irá asociando la orden con la conducta.

Después de unos dos o tres días de trabajo ya podrás utilizar el comando «Tumba«. Así conseguirás que se tumbe solo con tu voz sin necesidad de guiarlo con la comida o usar otras técnicas.

Como tu perro ya sabe qué es lo que tiene que hacer… ¡Es el momento de indicarle que lo haga!

perro en tumbado

Consejos a tener en cuenta

Vamos a resumir los puntos clave de los entrenos:

  1. usa la forma más adecuada para conseguir que se tumbe.
  2. prémialo cada vez que lo haga bien.
  3. asocia al tumbado la orden «Tumba«.
  4. utiliza el comando para que lo haga.

Aunque tu perro sepa tumbarse sin comida, dale premios de vez en cuando. Ya sabes…. a nadie le amarga un dulce.

Y recuerda… no cuentes los días de entreno, ¡Haz que los entrenos cuenten!