¿Collar de Castigo o Mejor Llamarlo Collar de Adiestramiento? Te Contamos la Verdad

por | Nov 20, 2019 | blogging | 0 Comentarios

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

En este artículo vamos a explicar qué es lo que se entiende comúnmente por collares de castigo. Y cuáles son las consecuencias de utilizarlos.

Al fin y al cabo… ¿Quién no ha escuchado hablar de estos collares?

¡Sigue leyendo porque seguro que aprendas cosas nuevas!

¿Qué son los collares de castigo para perros?

Lo primero es aclarar que el nombre no es adecuado. Lo que define si es de castigo o no es que provoque la disminución de un comportamiento.

collar de castigo para perros

Dejamos un enlace a un artículo en el que hablamos sobre todo lo relacionado con los castigos.

Hay una situación en la que sí que podríamos hablar de collar de castigo. Sería si se utiliza para dar tirones a un perro con la consecuencia de que disminuya una conducta.

Pongamos que ese perro tiene problemas de comportamiento y se lanza agresivamente hacia otros perros para morderles.

Vamos a suponer que se le coloca sobre el cuello un collar de pinchos con la finalidad de castigar el comportamiento de intentar morder a los otros canes.

Para qué sirven los collares de castigo

En este caso podemos hablar de castigo solo si hace cada vez agrede menos.

Pero aunque esto suceda no implica que se haya solucionado el problema. De hecho se puede haber agravado, por tanto desaconsejamos trabajar de esta forma.

Por otro lado es necesario aclarar que el uso de estos collares no necesariamente implica maltrato animal.

El problema reside en que al llamarlos de una cierta manera, como collar de ahorque o de ahogo, se sobreentiende que se va a ahogar o estrangular al perro.

Tiene la connotación de que el propio hecho de usarlos implica maltrato animal.

Es cierto que son más aversivos que otros por su diseño. Pero dependiendo del caso particular conllevará o no dolor para el animal.

collar de eslabones rottweiler

Hay personas que utilizan los collares de eslabones con su perro. Pero este es sumamente tranquilo y pasea sin tirones, por tanto ese collar no ejerce ninguna presión sobre su cuello.

El motivo por el que esta persona lo usa es por estética. Le gusta como le queda a su perro y a este no le causa ningún daño.

Hay casos así, por tanto no podemos afirmar que por tener eslabones siempre se use como collar de ahorque.

También es cierto que se ha utilizado el nombre de collar de adiestramiento para edulcorar su uso. Este término se ha hecho popular entre las personas que los utilizan con un fin claramente aversivo.

Pero no por llamarlo de esta forma hace que su uso en la educación canina sea lícito.

Por tanto no consideramos aceptable hablar indiscriminadamente de los collares de castigo para criminalizarlos. Pero tampoco el uso del término collares de adiestramiento para edulcorar su uso.

Los collares de pinchos hacen daño

En la mayoría de los casos las personas que los usan que lo hacen con la intención de castigar un comportamiento. Por ejemplo con un perro que tira de la correa durante el paseo.

Estos son algunos de los problemas que tiene el uso de este tipo de collares para perros:

  • físicos
  • emocionales
  • relacionales
collar de pinchos para perros

Como vemos el uso de los collares de ahogo y similares puede tener consecuencias negativas. Algo a tener muy en cuenta.

Collar de ahorque si tira de la correa

El primer problema son los daños físicos en el cuello del perro. Sobre todo en perros que tiran mucho de la correa durante el paseo.

Hablamos de aquellos que durante casi toda la salida a la calle avanzan tirando y quieren llegar a los sitios de esta manera.

Si es de eslabones le causará presión en el cuello del perro.

Y si es un collar de púas todavía peor, ya que se le clavará en la piel y los músculos provocándole dolor.

Al presionar sobre la tráquea y hacerle daño merma su salud y calidad de vida, ya que afecta a todos los músculos y tejidos de esta zona.

Por tanto hay que tener muy presente que este tipo de collares para perros son claramente desaconsejables por sus consecuencias.

De hecho son considerados por muchas personas una forma de maltrato animal.

Las consecuencias pueden ser todavía peores si se le da tirones al animal con el fin de castigar que pasee estirando. Al hacerlo la presión sobre su cuello será mayor y puede causar lesiones muy graves.

Al final del artículo ofreceremos algunas alternativas a estos collares, aunque te adelantamos que un arnés anti tiro es una de ellas.

collar de puas perro

Pero hay que tener presente que la solución definitiva no reside en un tipo concreto de collar o arnés, sino en enseñarle a tu perro a pasear sin tirar.

La educación canina es fundamental para revertir esta situación.

Más consecuencias negativas…

Pero no siempre las consecuencias son físicas. También es necesario hablar de las de carácter emocional.

Cuando a un perro se le da tirones con un collar de adiestramiento tiene connotaciones emocionales. ¿A qué nos referimos con esto?

Muy sencillo.

El uso de aversivos físicos de una cierta intensidad tienen un impacto a nivel emocional ya que producen estrés. Si este aumenta mucho puede derivar en problemas.

Los niveles altos de estrés provocan reacciones desproporcionadas. Y también empeoran la salud emocional del animal.

Supongamos que se utiliza un collar de pinchos o eslabones para castigar a un perro que ladra al ver a otro can.

Al corregirlo dándole tirones causaremos que empeore emocionalmente.

Y aunque consigamos que esa conducta vaya a menos, es probable que tenga consecuencias negativas en otras áreas de su vida.

collar de castigo perro

Puede que se muestre nervioso o inquieto en otros momentos, cuando antes no sucedía. O que reaccione con inseguridad ante nuestra presencia o ante estímulos con los que antes no reaccionaba.

El uso de collares de adiestramiento en los problemas de comportamiento

Por tanto vemos que las consecuencias de su uso no son solo físicas, sino también emocionales. Y pueden llegar a tener un impacto a nivel relacional.

Es muy frecuente ver en la calle a perros que se acercan a otros canes tirando de la correa. Si llevan un collar de púas se las van a clavar con mayor intensidad al estar cerca del otro perro.

Durante un tiempo puede que este perro no tenga problemas al relacionarse.

Pero estos pueden aparecer debido a que los pinchos se clavan todas las veces que interactúa.

El dolor que produce finalmente provoca que este perro empiece a reaccionar ante la presencia de otros canes. Y si empeora, como suele suceder, cada vez la distancia a la que reacciona es mayor.

Volvemos al caso que comentábamos al principio del artículo del perro con problemas de agresividad.

Si deja de agredir cuando lleva el collar de adiestramiento no implica que se haya solucionado la conducta inadecuada. Es más, incluso lo podría empeorar como ya hemos visto.

De hecho suele producirse una situación curiosa. Cuando el perro lo lleva puesto no agrede, pero ¿qué sucede cuando no lo lleva?

Lo que suele pasar es que en ese caso sigue agrediendo a los otros perros.

Sabe que en esos momentos no le van a dar un tirón fuerte con esta herramienta y por tanto sigue reaccionando.

Como vemos, no se soluciona el problema. Por tanto hay que optar por otras formas de trabajo más convenientes.

collar de adiestramiento perro agresivo

Otros tipos de collares de adiestramiento para perros

Además de los que ya hemos citado anteriormente, también existen los siguientes:

  • collar eléctrico
  • collar anti ladridos

Los primeros pueden funcionar de dos maneras, mediante una descarga eléctrica o a través de vibración y sonido.

Existen profesionales del adiestramiento que consideran que la descarga eléctrica es maltrato animal, ya que implica aprender a través del miedo.

Además inciden mucho en las consecuencias negativas para la salud de los animales con los que se utiliza.

En cambio otros consideran aceptable el uso de los collares eléctricos y afirman que no pasa nada. Opinan que, al igual que el collar antiladridos, son herramientas que se pueden utilizar para resolver diferentes problemas de comportamiento.

Los educadores caninos que son críticos con estos métodos abogan mayormente por la educación canina en positivo.

Bajo su punto de vista es de sentido común no utilizar herramientas aversivas para problemas de conducta con una base emocional. Ya sea en perros de razas pequeñas y medianas, como perro grandes.

Consideran que se debería evitar totalmente el uso tanto del collar antiladridos como del eléctrico, incluso en modo vibración.

Alternativas a los collares de castigo

¿Existen otras opciones a la hora solucionar los problemas de comportamiento citados anteriormente?

La respuesta es afirmativa, así que mejor evitarlos. Dependiendo de la situación podremos optar por un u otro tipo de material.

collares comodos para perros

En el caso de canes que estiran durante el paseo tenemos el arnés anti tiro.

Escribimos hace tiempo un artículo en el que hablábamos de su uso y algunas marcas interesantes.

Si tu perro tiene problemas de agresividad nuestro consejo es que contactes con un profesional de la educación canina. Solo de esta manera conseguirás revertir esta situación.

Y si tienes un perro con miedo no te recomendamos que uses un collar de eslabones o similar.

Sabemos que tu intención es evitar que se escape si algo le asusta. ¡Pero recuerda lo que hemos hablado de las consecuencias emocionales!

En este caso le puede ir bien un collar ancho y acolchado o un arnés de tres puntos. Aunque esto tiene que ir acompañado de una modificación de conducta para tratar su miedo.

En resumen.

Ten presente que el nombre de collar de castigo no es adecuado por lo comentado anteriormente. Y recuerda que existen otras alternativas que no tienen las consecuencias negativas de estos.