Cachorros Reactivos

por | Nov 15, 2018 | blogging | 0 Comentarios

¿Quieres aprender sobre razas de perros?

Si eres de los que piensa que un cachorro no puede tener problemas de reactividad, sigue leyendo este artículo. Te va a venir como anillo al dedo.

Uno de los servicios que ofrecemos en Conecta Adiestramiento es un curso de cachorros.

En él explicamos todos los puntos importantes para educar a tu perro en Valencia.

Así puedes evitar los problemas de comportamiento más frecuentes, como los destrozos en casa, la ansiedad por separación, subirse encima de las visitas para saludar, etc.

La mayoría de las personas que nos llaman porque tienen un cachorro asumen que su mascota no tiene ningún problema.

cachorros reactivos

Por tanto consideran que lo que necesitan para educarlo es un curso de cachorros. Pero esto no siempre es así.

¿Un cachorro puede tener problemas de reactividad?

Hay perros que con muy corta edad ya tienen problemas emocionales graves y necesitan un cambio de conducta.  Lo conveniente es actuar cuanto antes para revertirlo.

Un curso de cachorros no es lo adecuado para ese animal, ya que realmente no va a resolver el problema.

Si ese cachorro tiene miedo a las personas por no haberlo socializado correctamente, el trabajo debería solucionar o minimizar ese problema para que no pase a mayores conforme crezca.

A muchas personas les choca cuando les dices que un cachorro puede necesitar un cambio de conducta, pero es la verdad.

Los cursos de cachorros no siempre son la opción acertada para trabajar con tu mascota. Estos aplican en el caso de que no tenga ningún problema de comportamiento.

Y dentro de los problemas que puede tener un cachorro, como la ansiedad por separación o la protección de recursos, también está la reactividad.

Es posible y es algo más frecuente de lo que piensa la mayoría de la gente. Pero el cómo llega a suceder es una pregunta interesante que vale la pena formularse.

Influyen muchos factores y no hay una única respuesta, pero vamos a poner como ejemplo algunas situaciones. De esta forma podrás evitar estos errores e impedir que tu cachorro acabe siendo un perro reactivo.

problemas de reactividad en cachorros

Existen razas de perros o individuos en concreto que debido a su nerviosismo o sensibilidad tienen bastantes opciones de acabar siendo perros reactivos. Por ejemplo Border Collie, Staffordshire Bull Terrier, Pastor Belga Malinois, etc.

¿Te acuerdas de lo que es la reactividad canina? Si no es así consulta este artículo sobre perros reactivos. Así entenderás lo que es y podrás seguir mejor este texto.

Teniendo claro el concepto de reactividad te explicamos algunas situaciones en las que inconscientemente la gente está potenciando un futuro problema en su cachorro.

Perros reactivos y cachorros reactivos

La etapa de cachorro es un período de tiempo ideal para fomentar los buenos comportamientos de tu mejor amigo. Pero además de eso también hay que saber enseñarle a gestionar sus emociones.

Es fundamental que aprenda a gestionar el estrés, la frustración y los aversivos. De hecho los comportamientos agresivos pueden ser la consecuencia de una mala gestión de la frustración.

Así que es muy importante este punto.

Y el estrés y los aversivos aparecerán en diferentes situaciones de su día a día. Por tanto si no nos aseguramos de que los gestiona de forma saludable su educación será incompleta.

Volvemos al tema de la frustración. ¿Podría un cachorro acabar siendo un perro adulto reactivo por gestionarla mal?

La respuesta es , y esto sucede con cierta frecuencia.

Como vimos en el artículo sobre reactividad canina, esta no está asociada únicamente con la frustración. Pero sí que es una posible causa de la misma.

El autocontrol también es fundamental trabajarlo durante el período de cachorro. La mayoría de las personas asumen que no hace falta trabajarlo o que hacerlo es algo malo para el animal. Siendo tan pequeño les sabe mal fomentar que se autocontrole.

problemas de comportamiento cachorros

Una de las frases que más escucha un adiestrador canino cuando insiste en la necesidad de trabajar sobre el autocontrol es: ‘¡Solo es un cachorro!‘.

Pero este punto es fundamental, como también lo es enseñarle a estar tranquilo.

Lo que no tienen en cuenta las personas que dicen esto es que por no hacer estos trabajos pueden haber problemas futuros. Detrás de un escaso trabajo de autocontrol y de potenciar el nerviosismo del cachorro hay una posible causa de reactividad canina.

La importancia del autocontrol en cachorros

La mayoría de las personas dejan que su cachorro lo haga todo de forma muy impulsiva sin un mínimo autocontrol. Esto es un grave error.

Entendemos que resulta gracioso que un perro joven se ponga muy nervioso en diferentes situaciones.

Y esto a la gente le encanta, ya que resulta divertido ver a un cachorro saltando y ladrando. Aunque siempre hay dos caras de la misma moneda y este nerviosismo también provoca destrozos en casa y otros comportamientos indeseados.

Potenciar la impulsividad de un cachorro es una fuente de problemas.

Si dejamos que nuestro perro llegue a saludar a otros canes o personas tirando como un loco de la correa mientras ladra y se pone a dos patas, estaremos potenciando las respuestas emocionales (reactividad). Y la mala noticia es que estas suelen ir a más.

Lo que sucederá más adelante es que este cachorro conforme vaya creciendo cada vez tirará más de la correa durante el paseo. Y a esto habrá que sumarle que se pondrá más nervioso cuando vea a otro perro reaccionando de una forma totalmente emocional.

reactividad canina en cachorros

Aunque esto en sí ya es un problema, todo puede empeorar. Si le permitimos que entre tan fuerte a saludar a un perro lo que puede suceder es que el otro can no se lo tome bien y le marque.

Cuando esta situación se repite varias veces con diferentes perros llega un punto en el que el cachorro no sabe cómo va a reaccionar el otro animal.

Entra fuerte para saludar y jugar, pero al mismo tiempo con desconfianza por si le marcan. Y esto puede provocar que a la mínima reacción del otro can nuestro cachorro o perro joven ya reaccione.

¿Cómo evitar la reactividad canina en cachorros?

Cuando esto sucede una y otra vez puede provocar que nuestra mascota empiece a reaccionar de forma agresiva cuando ve a otro perro.

En este punto mucha gente dirá que nuestro perro es reactivo, lo cual no es cierto.

Nuestro can YA tenía un problema de reactividad hacía tiempo cuando saltaba ladrando y tirando de la correa. El problema es que no lo supimos ver en su momento.

Lo que convendría haber hecho es trabajar técnicas de correa para que aprendiera a pasear de forma tranquila. De esta forma le enseñaríamos que puede llegar a saludar a un perro o una persona sin tirones y de forma autocontrolada.

También ayuda potenciar el autocontrol en otras áreas de su vida, de forma que el trabajo sea global y se avance más rápido.

Y la frustración también sería conveniente trabajarla. Durante el paseo no nos podemos parar a que salude a todos los perros, ya sea por falta de tiempo u otros motivos.

perros cachorros reactivos

Por tanto el hecho de que no llegue a todos ayuda a que vaya gestionando de forma saludable la frustración. Aunque también se podrían hacer otros trabajos complementarios.

Es un error considerar que la reactividad canina es un problema de comportamiento propio de adultos.

Un cachorro puede experimentarla y hay que intervenir cuanto antes para ponerle solución e impedir que el problema pase a mayores.

Trabajar sobre la correcta gestión del estrés y la frustración es fundamental. Además potenciar el autocontrol y enseñarle a estar tranquilo es una buena garantía para evitar problemas futuros.

¿Has tenido un cachorro reactivo o conoces a alguna persona a la que le haya sucedido?

¡Cuéntanoslo en los comentarios!